BAYARDI VS NIN NOVOA

El oportunismo político en plena campaña electoral no deja de sorprender.

En Uruguay, no se pierde oportunidad de aprovechar cualquier acontecimiento para intentar acercar algún voto, sin importar lo que se haya dicho o hecho pocos meses antes.

El Ministro de Defensa, José Bayardi, aprovechó en forma rápida lo que ocurre en Chile para decir que “tiene que ver con que Chile ha generado una sociedad cargada de inequidades, que se manifiestan, sino se manifiestan, estallan”.

Cómo ha ocurrido en otras ocasiones, los ministros uruguayos, prefieren ocultar lo que ocurre en su propio país para inmiscuirse en la realidad de otros.

Ya ocurrió con Brasil y al opinar lograron aislar a Uruguay de su vecino. El Presidente de la República, nunca fue recibido en el país norteño, pese a todas las gestiones que se han intentado.

A Bayardi no se lo ve hacer comentarios sobre Venezuela, donde el último aumento del salario mínimo lo llevó al equivalente de ocho dólares. ¿Será o no inequidad?.

Pero lo más interesante, es que comparten la mesa del Consejo de Ministros que encabeza Tabaré Vázquez, junto con el canciller Nin Novoa.

Como todos recuerdan, Nin Novoa, fue uno de los más ardientes defensores del Acuerdo de Libre Comercio con Chile que, tras un largo periplo por grandes discusiones y resistencias internas de su fuerza política, fue ratificado entre ambos países.

Y el pasado mes de abril de 2019, en Santiago de Chile, se puso en marcha el acuerdo y allí Nin Novoa hacía declaraciones y decía que “Chile y Uruguay son democracias consolidadas con instituciones fuertes y estabilidad macroeconómica y son naciones que articulan en forma armoniosa estado social y economía de mercado”.

En ese momento, comenzaba la campaña electoral y era beneficioso hacer declaraciones en el sentido que nos estamos asociando con uno de los países más pujantes del continente.

Ahora, a pocos días del cierre de campaña, lo que ocurre en el país trasandino puede ser perjudicial para la imagen del Gobierno y, como dice el refrán, donde te dije digo, digo Diego.

J

En prensa, dicen que nadie resiste un archivo.

Pero los integrantes del Gobierno del Frente Amplio, cambian la careta y la opinión, sin problema, Y si las circunstancias lo requieren, varias veces en un mismo día.

Lo hacen en forma escalonada. Nunca es el mismo ministro que hace las apreciaciones.

Astori contradice a Murro, Bayardi a Nin, y así sucesivamente.

Hacen un juego de equipo entre buenos y malos y tienen respuestas para todos los gustos, de derecha a izquierda. 

Hablan como dirigentes políticos, sin atender que representan al Gobierno de los uruguayos en su conjunto. En todo momento, cada uno es dueño de la verdad, sea el tema que sea.

Todos se sientan a la mesa en torno al Presidente y le dicen lo que quiere escuchar en cada oportunidad.

Oficialismo y oposición al mismo tiempo, en todo momento, al mejor estilo del peronismo argentino.


TODOS LOS CASOS APARECEN TURBIOS EN EL ENTORNO DEL GOBIERNO Y DEL FRENTE AMPLIO

Los sucesivos Gobiernos del Frente Amplio de los últimos quince años, parecen haber quedado atrapados en casos de dudosa transparencia, sin que ningún actor político fuera responsable.

Está claro que es una forma de eludir la clara responsabilidad que les cabe y de la que nadie hace referencia en la campaña electoral.

Más bien la esconden. Porque el propio Raúl Sendic ha reconocido que sabe mucha cosa, pero no las va a decir, para no favorecer a otros sectores políticos opositores.

Un spot publicitario de la campaña electoral, hecho en primera persona por el ex diputado integrante del Frente Amplio Gonzalo Mujica, que ahora integra las filas del Partido Nacional, lo reconoce en forma explícita.

Mujica dice frente a la cámara. Me fui del Frente Amplio porque me pedían que no denunciara la corrupción, porque afectaba a los compañeros que estaban involucrados. Termina diciendo que él no estuvo años construyendo una imagen política, para ser cómplice de esa situación. Y se fue.

Otros se quedaron.

Personas con nombre y apellido, afines al Poder que se han visto beneficiados en estos últimos años, hubo muchos.

A Francisco- Paco- Casal, se le perdonó una deuda con la DGI por U$S 10 millones. También forma parte como socio de Nélson Gutiérrez en la empresa Tenfield, que ha generado todo tipo de contratos con ANTEL, en especial cuando Carolina Cosse era la Presidenta del ente y cuando fue Ministra de Industria.

Empresa también vinculada, junto a otros empresarios y a la Mutual de Futbolistas Uruguayos, de la llegada a Uruguay de dinero en valijas, procedentes de Venezuela.

A Juan Carlos López Mena, se lo favoreció en el aval para adquirir la empresa PLUNA, que terminó en un escándalo y con costos directos para el Estado.

Al empresario Martín Mutio, vinculado a diputados del MPP, por facilitar el negocio de la yerba con marihuana y que hoy está detenido acusado de participar en el embarque de 4500 kilos de cocaína a Europa a través del Puerto de Montevideo. De esto no se habla más nada, pese a que ha sido el peor escándalo internacional en el que se ha visto involucrado Uruguay en materia de narcotráfico.

A los hermanos Fernández, dueños de FRIPUR, se los investiga por los préstamos del BROU a la empresa de pescado, sin respaldo ninguno y de desviar esos fondos, no para fortalecerla sino para destinarlos a otros emprendimientos, como el desarrollo de los molinos de viento.

Alberto Fernández, fue el que mandó confeccionar la banda presidencial cuando asumió la Presidencia José Mujica, pero no la pagó porque, dijo, nadie le envió nunca la factura. Su hermano Máximo Fernández, falleció.

Sin embargo, la Justicia sigue investigando lo ocurrido con FRIPUR y las complicidades que pudo haber en el otorgamiento de los préstamos.

Por eso el BROU, que estaba presidido por Fernando Calloia, todavía tiene que explicar en la Justicia por qué decidió otorgar los préstamos sólo tomando como referencia toneladas de pescado congelado guardado en un depósito que, por supuesto, cuando fueron a buscarlas no existían.

El pescado congelado, también sirvió como prenda para las deudas de FRIPUR contraídas con el BPS. El organismo que es hoy tan deficitario para los uruguayos, se quedó con las deudas y el pescado se esfumó.

Alberto Fernández le está haciendo un juicio al BROU porque el banco le quiere rematar una propiedad, a nombre de una sociedad, que él argumenta que no le pertenece.

Al igual que López Mena, que le hizo un reclamo al BROU por daños de imagen y que terminamos pagando todos los uruguayos, con los dineros públicos. 

Al final, el BROU le tuvo que devolver a López Mena U$S 14 millones y, seguramente, con Fernández pasará otro tanto.

Después López Mena, devolviendo el favor, dijo en Buenos Aires, que el Frente Amplio ha sido de los mejores Gobiernos que ha tenido Uruguay para hacer negocios.

Porque todo forma parte de un ardid, muy turbio, donde personajes públicos y privados se protegen y entremezclan entre sí, utilizando los flancos jurídicos, que son aprovechados por los mejores abogados que, muchas veces, están actuando de los dos lados del mostrador.

La trama oscura del Poder en Uruguay, que sigue oculta.   


MONTEVIDEO Y ÁREA METROPOLITANA A PUNTO DE QUEDAR SIN AGUA POTABLE

El deterioro acumulado durante años en la Cuenca del Río Santa Lucía, ha llegado a un nivel tal que está en serio riesgo de poner en peligro el abastecimiento de agua potable a Montevideo y las zonas del área metropolitana, donde viven 1,8 millones de personas.

La acumulación de problemas en el cauce del río, no son nuevos y han sido dejado de lado.

Primero fue la contaminación por productos químicos y aguas servidas que eran vertidos desde la industria hacia el río. Después se sumó la explotación agrícola sin control y llegaron al cauce más pesticidas y más químicos.

A todo eso, se sumó la falta de dragado del río, para intentar aumentar el caudal de agua. Hoy OSE encargada de potabilizar el agua, vuelca miles de camiones de lodo por día cerca de la planta del organismo estatal, en el pueblo de Aguas Corrientes, porque tiene que extraer agua del fondo para poder satisfacer las exigencias del consumo. Los sedimentos vuelven al río.

En 2008, una sequía hizo que los problemas fueran más agudos, y el entonces Ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, ya decía que la zona sur del país estuvo a punto de colapsar y quedarse sin abastecimiento de agua potable.

Los sucesivos Gobiernos del Frente Amplio y los Organismos del Estado, como OSE, no buscaron soluciones y hoy la situación es crítica.

Algunos directores y funcionarios de OSE, basados en informes internos del organismo, reconocen, aunque no públicamente, que ya no es posible beber agua directamente del grifo, porque el tratamiento que necesita el agua extraída del río, para ser potable, conlleva altos niveles de cloro y otros productos químicos que tienen una concentración nociva para el consumo humano.

Como en otros tantos temas que están ocurriendo en Uruguay, el Presidente de la República, Tabaré Vázquez tomó conocimiento de la gravedad de la situación recién en mayo de 2019, cuando tuvo una reunión con el alcalde y vecinos del pueblo de Aguas Corrientes.

Según dijeron , hasta ese momento , Vázquez no tenía conocimiento que la situación fuera tan grave, porque le habían ocultado información.

Es decir, que desde 2008 en adelante, Vázquez nunca habló con nadie de OSE o alguna autoridad que le hiciera algún comentario sobre lo que estaba pasando en relación a un tema fundamental como es el abastecimiento de agua de más de la mitad de la población.

Suena poco creíble que fuera así pero, por lo menos, tendrán que admitir, que ha sido de una gran irresponsabilidad dejar de lado uno de los aspectos claves para la salud de buena parte de los uruguayos. Y, si tomamos por cierta la información, ¿ quién es responsable de ocultar información al Presidente en un asunto tan delicado?.

El problema al día de hoy está en el escaso caudal de agua que tiene el río.

La nueva batimetría que realizó la Armada Nacional, con resultados a julio de 2019, da cuenta que, en algunos lugares, la profundidad no alcanza a 40 cms. Y en otros puntos, no se pudo realizar la extracción de muestras, porque no había profundidad suficiente para que los gomones de la Armada pudieran navegar.

En otras partes del cauce, la profundidad máxima, no llegó a los 4 metros.

Esa escasa profundidad, es lo que hace que el agua disponible que se potabiliza para el consumo sea cada vez menor.

La solución pasa por un dragado urgente que permita extraer al menos 2,5 millones de metros cúbicos de arena. Fue planteado en 2013, pero el Gobierno del Frente Amplio, prefirió hacer oídos sordos a esta situación de emergencia.

Prefirió optar por entregar cientos de millones de dólares a construir un ferrocarril para una multinacional extranjera y no atender la urgencia que requiere el abastecimiento de agua potable para más del 50% de la población del país.

Otra herencia negativa que recibirá el Gobierno que asuma en marzo de 2020 y que desde el primer Presupuesto deberá destinar fondos especiales y urgentes.

Está en riesgo la salud y la calidad de vida de 1,8 millones de uruguayos.

Por supuesto, que ningún actor del Gobierno del Frente Amplio hizo referencia a este punto, cuando estamos finalizando la campaña electoral.

Piden el voto, ocultando información importante a la población de la cual son responsables por negligencia.

La ciudadanía no compra los eslóganes, por algo, cada vez menos, se siente decir aquello de “ festejen, uruguayos, festejen”. 


“EL ESTADO SOY YO”

En la época de la Francia imperial, el Rey Luis XIV lanzó la famosa frase “ el estado soy yo”, haciendo referencia que no había otro poder mayor a su persona.

Se atribuye que fue pronunciada en abril de 1655.

Desde aquella época, quedó en la historia y, en estos días, volvió a ser recordada por la actitud del portal web de Presidencia de la República, que utilizaba ese medio para hacer propaganda en favor del Frente Amplio, la fuerza política de Gobierno.

Aunque siempre hay funcionarios ” más papistas que el Papa”, se supone que lo que se publica cuenta con el aval del Presidente de la República, Tabaré Vázquez.

En muchas oportunidades, durante esta campaña electoral y en otras anteriores durante los últimos años, se ha utilizado la propaganda oficial en los medios de comunicación, para difundir noticias que sirvieron para alentar a la fuerza política o la carrera presidencial del candidato oficialista de turno.

La mayoría absoluta, con que ha contado el Frente Amplio durante quince años, confundió a al Partido, que olvidó que vivimos en una República, no en una monarquía.

Las bravuconadas por parte de los integrantes del Poder Ejecutivo, la soberbia ante las críticas, muchas de ellas fundadas, la falta de voluntad para investigar casos de corrupción, la protección a ultranza de hechos que, para cualquier uruguayo de bien, era notorio que resultaban errores, la mentira lisa y llana para defender lo indefendible, el uso de cadenas de radio y televisión como forma de publicidad partidaria, son algunos ejemplos de los muchos que hay sobre el abuso de poder durante todos estos años.

Tuvo que intervenir la Justicia, para fallar y determinar que un medio de comunicación que responde al Gobierno de todos los uruguayos, no puede ser utilizado como vía de expresión de un Ministro para contestar alusiones en plena campaña electoral.

No sirvió el argumento que se difunden los logros.

Una decisión que cayó mal en la fuerza política oficialista porque, por primera vez, le hacen ver que en Uruguay no rige una monarquía, no es el Gobierno de un Partido. En una democracia, y el Gobierno representa a todos los uruguayos.

Tan es así y tan mal acostumbrados están los jerarcas que, desde la secretaría de la Presidencia, han pedido la cabeza del juez interviniente y han presentado una denuncia que deberá resolver la Suprema Corte de Justicia.

Tras quince años, muchas veces han abusado del poder, pasando, incluso varias veces, por encima de la Constitución de la República.

No estamos en 1665. Estamos en 2019 y un juez ha puesto las cosas en su lugar.

Vivimos en una República con poderes independientes. 

El Gobierno puede ser de un Partido, pero el Rey no existe

En una República, El Estado, somos todos.


SEGUIMOS PAGANDO LOS PLATOS ROTOS DE PLUNA

Cuando cerró la empresa de aviación PLUNA, en julio de 2012, comenzó uno de los peores calvarios y bochorno político para el Frente Amplio.

Hoy, octubre de 2019, seguimos pagando el costo de aquella operación fallida que dejó en tierra a la aerolínea de bandera uruguaya luego de 76 años de vida y que generó todo tipo de especulaciones en la opinión pública, que nunca fueron aclaradas.

El pasado 9 de octubre, el Presidente de la República, firmó la resolución que autoriza el pago del subsidio para el año 2019 de la empresa PLUNA. En números redondos, siete años después, el Estado tuvo que poner otros U$S 2,5 millones más. En este link, pueden ver la resolución que ordena al Ministerio de Economía y Finanzas a disponer de la partida correspondiente (https://pbs.twimg.com/media/EG3gPmhWkAUS2Uk?format=jpg&name=medium).

¿De dónde salen?.

De algo bien confuso que habrá que investigar qué es.

El Inciso 21, Unidad Ejecutora 021, Financiación 1.1, Programa 367, Proyecto 000, Objeto del Gasto 511, Auxiliar 002. ( si alguien logra averiguar a qué corresponde que lo haga saber)

Otra muestra más de la pésima gestión que derivó de todo aquel episodio. Recuerdan la famosa foto del diario El Observador, que dio lugar al escándalo, porque estaban reunidos el Ministro de Economía de entonces, Fernando Lorenzo, con los famosos empresarios. Por un lado el ex empleado de Buquebus que resultó ser el “caballero de la derecha”, Hernán Calvo, cuando se hizo el falso remate de los aviones, y el siempre bien colocado Juan Carlos López Mena, que fue el gestor de toda la operación y que terminó demandando al Estado por daños y perjuicios.

Todo ese enredo había comenzado antes, con el procesamiento con prisión de Matías Campiani, el Pte de la nueva PLUNA y sus dos socios –Sebastián Hirsch y Arturo Álvarez Demalde– por un delito continuado de estafa al Estado.

A Campiani, lo habían traído con bombos y platillos como el salvador de PLUNA, el Ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi y el Ministro de Economía, Danilo Astori.

A ellos nunca les cupo ninguna responsabilidad en todo este escándalo. 

Siguió luego el episodio del aval para la empresa Cosmo. Por ese motivo, terminaron procesados el ex Ministro de Economía, Fernando Lorenzo y el presidente del BROU, Fernando Calloia.

Tras el cierre, se generó otra empresa que también tuvo grandes pérdidas para los fondos públicos. ALAS U, que recibió U$S 15 millones del Fondes y también terminó cerrando.

Todo este lío, resumido en unas pocas líneas, llega hasta hoy, cuando nuevamente el Estado sigue pagando los platos rotos de algo muy mal manejado, dónde se ido decenas de millones de dólares, y que ha generado serias dudas en cuánto hasta dónde llegó la corrupción de los jerarcas que actuaron.

No se pudo investigar demasiado y algunos terminaron pagando la fiesta.

Por lealtad o por alguna otra razón desconocida, otros siguen en su cargos sin que se les mueva un pelo.

Perdió y sigue perdiendo, toda la sociedad uruguaya.


¿DÓNDE ESTÁ EL PILOTO?

Para la crítica, la película ¿Dónde está el piloto?, de la década de 1980, con un rol destacado del actor Leslie Nielsen, ha sido una de las más graciosas de la historia.

Pero lo que está ocurriendo en Uruguay, a pocos días de las elecciones, no es para nada gracioso.

Muchos actores políticos del oficialismo, que venían bastante confiados, parecen haber perdido la brújula, la desesperación de ver que el Frente Amplio viene cayendo los está afectando y el piloto no aparece. 

El ex Presidente José Mujica, acostumbrado a decir cualquier cosa sin que nadie le retruque, ahora dijo que la solución para la seguridad no es llenar los espacios poniendo “carne con ojos con uniforme”, refiriéndose a los militares.

Claro que se puede discrepar y no estar de acuerdo con la reforma que impulsa el senador Jorge Larrañaga, pero no llegar a esos niveles de desprecio por una parte de los compatriotas.

Se ve que no hay rumbo, con tal de imponer una idea, vale decir cualquier barrabasada. 

Por otro lado, el Canciller Rodolfo Nin Novoa, en un acto de campaña, dijo que toda la oposición lo único que intenta “ es agarrarse de la teta del poder”.

Justo Nin Novoa dice eso. Que lo primero que hizo cuando llegó a ocupar cargos en el Gobierno, como Vicepresidente, año 2005, logró que se le hiciera una quita a una importante deuda que mantenía una empresa suya y de sus hermanos con el BROU.

Y para seguir considerando lo de la “teta”, a Nin Novoa habría que recordarle lo del vicepresidente de la República, Raúl Sendic, el ministro de Economía Fernando Lorenzo, el presidente del Banco República, Fernando Calloia, el diputado Daniel Placeres, la senadora del Partido Comunista, Michelle Suárez, el sindicalista de la salud Alfredo Silva y el empresario amigo del Gobierno,Gustavo Torena, conocido como el “Pato Celeste”, por mencionar casos notorios. 

Otros deberían haber sido procesados, como el senador De Léon de la lista 711 pero, por  decisión del fiscal Pacheco, no lo fue, pese a que había mérito suficiente. 

También recordarle los “amigos” beneficiados por el Fondes o en su caso particular por ser Canciller, hacer mención a todos los negocios que se han hecho con Venezuela, donde hubo “teta” para todos los gustos de los que hoy están en el poder. 

Hizo referencia en el discurso,  a los porcentajes que tiene cada uno de los Partidos de la oposición por separado y, según su opinión, no se podrá lograr una coalición con sectores tan disímiles.

Y cabe preguntarse ¿ y qué es el Frente Amplio?. Una coalición bien disímil que no dejó gobernar al Poder Ejecutivo en asuntos de política exterior. 

Recuerda Nin Novoa, que su coalición impidió que Uruguay participara de los Tratados de Libre Comercio, cuando el Poder Ejecutivo y él como Canciller, hacían lo imposible para que cambiaran esa posición y solo lo lograron en parte.

Pero Uruguay dejó pasar otro tren.

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica quedó por el camino y otros países que compiten con la misma producción que los productos uruguayos, pueden ingresar sin pagar aranceles a mercados importantes. 

Un costo adicional de millones de dólares para los productores que repercute directamente en la generación de empleo.

Ahora, estamos pendientes si la Unión Europea termina ratificando el acuerdo firmado con el Mercosur para conseguir un alivio y un crecimiento de las exportaciones.

Pero se va a ir Nin Novoa y ese acuerdo tampoco habrá sido ratificado, pese a que el Canciller salió varias veces a decir que era un hecho consumado. Si se reconoce por todos los países de Europa, llevará otros dos años de instrumentación.

En el discurso desesperado de última hora, hay que salir a decir lo que sea, si no hay argumentos, poco importa.

La última consigna se ve que ha sido la de contener a los fieles, que no miren para otro lado, buscando al piloto.


EL DESPARPAJO TOTAL

En los últimos días de campaña electoral en Uruguay, nada es imposible.

Quieren hacernos creer a los ciudadanos que estamos inmersos en un sueño y, además, es de terror, pero solo un sueño al fin.

El proclamado futuro ministro del Interior, Gustavo Leal, en el hipotético caso que Daniel Martínez gane la presidencia, y que hoy ocupa el cargo de Director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, tuvo un acto de sinceridad plena.

Dijo que hubiera presentado renuncia si, siendo ministro, se le escapa un capo mafioso, como Rocco Morabito, que estaba preso.

Al igual que si fuera el más opositor de los candidatos, por eso parece un sueño, Leal señaló que “eso es un hecho muy grave, que implica corrupción”.

Morabito, estaba detenido en cárcel Central y el día posterior al que consumó la fuga, iba a ser trasladado a otro centro penitenciario.

Sobre este hecho hay una investigación abierta y en las declaraciones el jerarca del Ministerio del Interior agregó que “sin querer presionar a la Fiscalía en las conclusiones, pero es obvio que hubo corrupción y tuvo ayuda de personas que tenían algún tipo de responsabilidad en el manejo de esa cárcel”.

Ahora vamos a detenernos un instante cómo es la cadena de mando y de responsabilidad en el manejo de una cárcel.

Y se nos ocurre que el escalón más bajo son los custodios, pero difícil creer que hayan actuado por cuenta propia. Luego seguiría el Jefe de Cárceles, enseguida vendría el Jefe de Policía, un escalón más arriba el subsecretario del Ministerio del Interior, después el Ministro del Interior y por último el Presidente de la República. 

Por si quedaba alguna duda que estaba hablando con propiedad, Leal fue más lejos y agregó que en la incautación en Europa, del avión con 600 kilos de cocaína, “también hubo corrupción”.

En ese caso, si se pudo comprobar la participación de un militar de la Fuerza Aérea y de un policía de Interpol, aunque también cuesta creer que actuaron sin conocimiento de algún superior de alto rango. 

Pero le faltó el plato principal. 4500 kilos de cocaína que salieron en un contenedor por el puerto de Montevideo y el postre: unos pocos kilos más que se iban enviando por correo. El contenedor se incautó en Alemania y sólo hay una persona detenida en Uruguay. Los envíos postales se incautaron en Tenerife, España. Allá hay 5 detenidos, dos uruguayos y tres españoles, en Uruguay ningún detenido por este caso.

Para colmo del desparpajo, el integrante del actual Gobierno desde que Eduardo Bonomi es Ministro del Interior, sostuvo que ” por supuesto que los niveles de seguridad que tenemos a mí no me satisfacen” y manifestó luego que “en seguridad hay que hacer cambios”.

¿Este hombre no es el que forma parte del staff del Gobierno y asesora en seguridad?. ¿O se pasó a la oposición en estos últimos días y no nos enteramos y Martínez promovió a un infiltrado?.

La respuesta es afirmativa para la primera pregunta y ya nos vamos dando cuenta que esto no es un sueño.

Quieren hacernos creer que los uruguayos somos zombies o vivimos una realidad paralela. Subestiman la inteligencia de la gente.

Parece que dentro del Gobierno, comenzaron a pasarse facturas.

La realidad es más fuerte. Ya no pueden negar que hay corrupción en niveles altos del poder. Todavía no sabemos a qué altura y en qué Poder del Estado. Si en uno o en varios.

Lo que no puede hacer Leal es tratar de zafar y decir “yo no fui”, ahora soy oposición. Y los cinco meses de Gobierno que quedan teniendo mayorías parlamentarias ¿ no va a hacer nada?. ¿Va a profundizar el cambio dentro de 5 meses?

Eso es demasiado desparpajo.

Veremos si los periodistas correveidiles, tan prestos para pedir pruebas, investigar y escribir libros sobre temas diversos ahora, que hay confesión de parte, le hincan el diente a investigar a fondo dónde está la alta corrupción en el Estado uruguayo.