EN EL FA ESTÁN PERPLEJOS Y MUCHOS TIRARON LA TOALLA

En los últimos días de campaña electoral en Uruguay, post debate entre los candidatos, los ciudadanos han podido apreciar un cambio sustancial en la forma en que el oficialismo pasó a dirigirse a la opinión pública.

Es notorio que no hay una guia, una coordinación, algo que resulta llamativo en el Frente Amplio. Es una constante contradicción con lo que se decía hace poco más de un mes atrás.

El candidato Daniel Martínez, decidió salir a recorrer el país “mano a mano”. 

También encabeza spots publicitarios personales, mientras el resto de los dirigentes mantienen un apoyo alejado. Se aprecia algo similar a un desconcierto generalizado, con salidas individuales, sin saber cuál es el libreto.

Algunos dirigentes, e incluso el propio Martínez, lo que criticaron en la campaña antes del 27 de octubre como demagogia por parte de la oposición, ahora lo utilizan como argumento.

Es el caso de la creación de los puestos de trabajo. Cuando el senador electo del Partido Nacional, Juan Sartori, prometía crear 100.000 puestos de trabajo, Danilo Astori decía que no sabía cómo lo haría y que eso no era posible.

Martínez, por su parte, hablaba de la creación de empleo pero no se comprometía a un número concreto porque no quería hacer “demagogia”.

Ahora, mirando a una cámara en primer plano, habla de crear 90.000 puestos de trabajo y toma por cierto que los primeros 15.000 serán generados por la empresa UPM.

Por momentos, un ciudadano puede pensar que Martínez sufre de amnesia. Porque, depende del lugar que se encuentre, cambia los años sobre los que cuenta anécdotas.

En algunos casos, dice que vivía con los padres cuando estudiaba en la Facultad de Ingeniería. En otro lugar, habla que se había independizado y se había ido a vivir solo cuando era adolescente.

En un acto en Rocha, conversando con los vecinos, dijo que en el año 1994, había sido “amenazado de muerte”, por haber intentando sacar a unos “malandras y pastabaseros”, cerca de su casa de Montevideo, donde vivía en ese momento.

Esa fecha no coincide con lo que reconocía el propio Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, que, en una entrevista para responsabilizar a Gobiernos anteriores, decía que la pasta base llegó a Uruguay en 1997.

Martínez, fue un adelantado, quizá inventa o lo peor, miente.

La líderes del Frente Amplio que están en campaña, no saben cómo reaccionar. Hasta el propio José Mujica, tuvo que salir a decir que un candidato sin Partido y sin programa no es nadie. Eso fue para corregir y marcar lo que dijo Martínez que el Programa aprobado por el Frente Amplio y base de la campaña de “certezas”, ahora son solo “ sugerencias y el que decide es el candidato”. 

Pero Martínez  redobló la apuesta. Cuestionó al líder del MPP y dijo que ese argumento es “opinable”, porque la gente elige trayectorias de personas y no proyectos.

Los dirigentes y los votantes están perplejos y desconcertados por este enfrentamiento interno en plena campaña electoral, que nadie sabe cómo va a terminar.

Algunos hablan que se está atentando contra la unidad de la coalición de izquierda y a la hora de pasar facturas, pasado el balotaje, puede haber sorpresas desagradables.

Como en un ring de boxeo, el candidato está grogui y recibiendo un castigo que se puede acercar a paliza electoral. Muchos ya tiraron la toalla porque no es posible hacerle creer a Martínez y a los uruguayos, que tiene alguna chance de ganar.


DANIEL MARTÍNEZ SE CORTÓ SOLO

Transcurrieron algunas horas desde que finalizó el debate presidencial entre los candidatos del oficialismo, Daniel Martínez y de la coalición multicolor, que encabeza Luis Lacalle Pou.

De acuerdo a las opiniones de los analistas, una exposición de estas características, no es definitiva para lograr inclinar la balanza.

Las encuestas son coincidentes en que la diferencia a favor de Lacalle Pou, es de 5 a 7 %.

Sin embargo, un hecho significativo al que se refirió Martínez, puede ser  muy sensible a la interna del Frente Amplio y generar que se le reste apoyo, en esta recta final.

El candidato del oficialismo, hizo referencia durante su intervención a que el Programa de Gobierno de la coalición de izquierda no lo mandata a cumplir con lo que allí está escrito.

Previamente, Lacalle Pou, le había leído la parte que dice que se aumentarán los impuestos en un eventual cuarto Gobierno del FA.

Martínez respondió que “ el candidato ha decidido no no se van a subir impuestos”.

Pero observen que paradoja. El Frente Amplio, dice desconocer el contenido de una posible ley de urgente consideración, que enviarán al Parlamento los partidos de la oposición en caso de ganar.

Y una de las estrategias, seguidas por todos los dirigentes, empezando por el Presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, es que la propuesta que ellos  presentan a la población, en clara diferencia con la otra, es que “tiene certezas, está escrita en un programa único”.

Eso es un concepto de campaña, que se ha utilizado hasta en spots publicitarios.

A pocos días del balotaje, ahora el argumento cae y lo que eran certezas, Martínez no las acepta. Deja la duda de qué hará.

Volvió a cortarse solo. Ya lo había hecho, entre otros momentos, cuando eligió la candidata a Vice Presidente.

En realidad, eso de querer mostrar firmeza en el mando frente al Partido, no lo pudieron hacer otros líderes de mayor talla que Martínez. Es un desafío muy fuerte, que genera amplia resistencia en la interna, compartida entre 30 sectores diferentes, más las bases.

En su momento, fracasó Líber Seregni, que terminó yéndose para la casa y tampoco lo pudo concretar el actual Presidente Tabaré Vázquez. 

En su primer período de Gobierno, tuvo que repartir el poder en forma tal que ningún sector del Frente Amplio pudiera quedar afuera.

 Es más, en contraposición a lo que piensa Martínez, en una entrevista en noviembre de 2017, Vázquez decía que se había cumplido con el programa de Gobierno del Frente Amplio. Decía el actual Presidente: “El programa que hemos trabajado en las distintas campañas electorales, que se ha hecho entre compañeros y compañeras, se discutió largamente, donde se han logrado los acuerdos, los consensos necesarios y se le presentó a la población. La población lo fue comprendiendo, lo fue apoyando de manera que la gente después que apoya, el programa para nosotros es un mandato hacerlo cumplir”. (La República)

El Congreso del Frente Amplio, que es la instancia de mayor jerarquía del Partido, vota un documento de 204 páginas, que son las bases programáticas para presentar a los votantes y ahora viene Martínez y dice que son recomendaciones.

Es muy posible que a muchos no les haga ninguna gracia estas expresiones del candidato que quiere ser “más papista que el Papa”.

En estos pocos días que faltan, quizá dentro de la coalición de izquierda nadie le cobre a Martínez esta falta grave. Pero va a empezar a notar cierta frialdad.

Con todo esto que pasa, el pronóstico de las encuestas a favor de Lacalle Pou es cada vez más firme. En pocos meses nadie se acordará que para las elecciones de 2019 se había presentado un candidato que se llamaba Daniel Martínez. Es más, querrán olvidarlo y que ni siquiera siga vinculado a la política.

Como él mismo lo reconoció, terminará cuidando a los nietos porque se cortó solo.


PAGANDO FAVORES, PARTE DE LA MICRO-CORRUPCIÓN

Entrando ya en el último tramo de la carrera electoral camino al balotaje, las encuestas siguen siendo desfavorables al candidato Daniel Martínez y la desesperación parece haber tomado estado general entre sus filas.

El colectivo de artistas afines al Frente Amplio, salieron a la cancha para intentar dar vuelta la pisada.

Primero fue un grupo del teatro El Galpón, que se dedicó a recorrer las paradas de ómnibus y los centros comerciales de Montevideo, intentando hacer teatro “ político” callejero.

Un actor hacía una parodia de una llamada de teléfono, dónde hablaba en voz alta y hacía mención a lo que podía ocurrir si ganaba la coalición opositora y un grupo de personas dispersas a su alrededor gritaban, reafirmando lo que aquella decía.

Usaron argumentos muy burdos. Por ejemplo, que los estudiantes iban a perder los beneficios en la rebaja del boleto, si ganaba la coalición encabezada por Lacalle Pou.

Todos los “cucos”, salieron de la boca de la mujer que gritaba a través del teléfono.

El sketch termina diciendo que, por todo eso, “me quedo con el pelado”, seguido por el coro que lo repite.

En la puesta en escena, no hubo ninguna referencia a los casos de corrupción, inseguridad, falta de trabajo, cierre de empresas, etc.

Luego de eso, la movida ya fue más fuerte. Entraron a la cancha los artistas considerados pesos pesados, con un spot publicitario en apoyo directo a la candidatura de Daniel Martínez.

Muchos de los artistas que durante más de una década se han visto beneficiados por los contratos directos del Ministerio de Educación y Cultura, cobrando cifras millonarias,que se pagaron con los dineros públicos que, en definitiva, son de todos los uruguayos, no de los frenteamplistas.

Eso es parte de la micro-corrupción que también existe en Uruguay y que no quieren ver y que duele más, porque estos mismos artistas fueron los que apoyaron aquello de 

“podemos meter la pata, pero no la mano en la lata”. Hoy ya no se acuerdan, miran para el costado porque ellos son parte de los beneficiados.

Actúan para los “pobres” que no pueden pagar entrada, pero no lo hacen gratis, se llenan los bolsillos.

Apelando al “uruguay nomá”, sin argumentos, sin autocrítica, solo generando dudas de algo hipotético que podría ocurrir, incitando al miedo en la gente, piden el voto a Martinez. Entre ellos, Labarnoís & Carrero, Braulio López, Rúben Rada, Jorge Nasser, “Pinocho” Routin, Luana “La princesita”, Gerardo “El Alemán”, Lucila.

El creador de la movida, fue el ex publicista y murguista Raúl “Flaco” Castro.

Quizá, desde el punto de vista humano, se puede entender que sea el más agradecido al Frente Amplio. Tuvo una experiencia de vida muy fuerte y está vivo gracias a dos milagros, que se dieron durante este período de Gobierno.

Según él cuenta, y los médicos ratifican”, permaneció “muerto” 19 minutos en una sala de operaciones de un centro asistencial y lo lograron revivir. (el primer milagro). Había ingresado con un paro cardíaco.

Tuvo suerte ( y este es el segundo milagro), que el equipo de decenas de médicos, enfermeras y auxiliares que lo atendieron, todos fueran del Frente Amplio.

Porque, si algunos de los que le salvaron la vida, hubieran pertenecido a los partidos de oposición y pensaran como él piensa, quizá hoy no estaría vivo.

Pero no. El equipo médico actuó como profesionales. Más allá de ideologías, sin odio, sin rencores, actuó para salvar la vida de un ser humano, intentando hacer lo mejor. No hubo ideologías en ese momento. Hubo profesionalismo, convencimiento de lo que era correcto, salvar la vida de una persona.

Más allá de la calidad artística indiscutible que puedan tener cada uno de ellos y sus creencias políticas personales, la desesperación de perder privilegios, los ha llevado a dejar de ser profesionales y dejar la consigna más apreciada que los debería guiar: “ el artista se debe a su público”, sin preguntar qué piensa y a quién vota.

En forma lamentable, entraron en el Uruguay “de la chiquita”.



LA FALTA DE RESPETO A LA GENTE

En Uruguay, hemos llegado al final de la campaña electoral de cara a las elecciones nacionales.

Varios hechos han marcado estos últimos meses por parte del Partido de Gobierno. Por mencionar algunos, se ha incurrido en asuntos polémicos e insólitos, que avasallaron la democracia por parte de algunos Ministros o que llegaron a la violación de la Constitución de la República, nada menos que desde la Presidencia, hasta la propuesta de bajar a la mitad el IVA para los productos de higiene femenina.

Para el candidato Daniel Martínez, esa ha sido una de las menciones que consideró relevante presentar, durante la campaña electoral.

Sin embargo, nunca se lo oyó hablar de lo que ocurre con el narcotráfico, de la inseguridad en que se vive, que representa más de un ciudadano muerto por día. Tampoco se le escuchó decir qué hacer para evitar que cierre un tambo cada dos días o alguna medida para evitar que la gente deje de emigrar del campo, por la falta de trabajo.

Menos se le escuchó hablar de la deuda externa, que en Uruguay se cuadriplicó durante los Gobiernos del Frente Amplio y pone en serio riesgo el futuro de las próximas generaciones.

Ni una sola mención a que los niños que nacen en Uruguay, el 50 % lo hace en hogares que están por debajo de la línea de pobreza.

Y si a eso le sumamos el fracaso de la educación, que no pudieron revertir, donde se aprecia que el 20% de los niños no asiste a la escuela o que 1 de cada 4 jóvenes no termina la educación media, tenemos un panorama muy negativo para el desarrollo del país.

Tampoco hizo mención a que las personas que llegan a la edad de jubilación, reciben un mínimo ingreso irrisorio que no les permite tener una vejez digna.

Pese a tener recorriendo los barrios, junto a él, al ex vicepresidente, Raúl Sendic, pidiendo los votos para el Frente Amplio, el candidato oficialista nunca se refirió frente a la ciudadanía, a la corrupción comprobada en el equipo de Gobierno, con varios jerarcas procesados o destituidos, entre ellos el propio Sendic.

La defensa del medio ambiente contaminado, que incluye, entre otros, el riesgo en que se encuentra el Río Santa Lucía, de donde se abastece de agua potable la mitad de la población de Uruguay, no estuvo entre los temas de los discursos de Martínez.

Prefirió ocultar todos estos hechos de la realidad que vive Uruguay. 

En ese contexto, el ingeniero candidato, consideró que lo más importante para presentar a la ciudadanía era una idea genial: rebajar los impuestos a la mitad de los productos higiénicos femeninos.

Alguien hizo el cálculo del beneficio que tendrían las mujeres uruguayas y llegó a la conclusión que se ahorrarían 118 pesos por año.

El ex dirigente sindical del sector de la bebida e integrante del Frente Amplio, Richard Read, dijo públicamente que esa propuesta le parecía una falta de respeto a los uruguayos..

“ Lo anuncian- dijo Read- porque son muy turros o piensan que somos todos vejigas” y remató señalando que decir eso por parte del candidato a Presidente “parece una gilada”.

Es tan grande la soberbia, la burla y la subestimación a la inteligencia de los compatriotas que, por una parte asombra y por la otra, genera indignación.

La única forma posible de demostrarles que los ciudadanos están hartos de los abusos de poder y de la tomaduras de pelo, es votar por un cambio en serio. 


EL “ALTER EGO” DEL PRESIDENTE TABARÉ VÁZQUEZ

En democracia, el abuso de poder es muy difícil de detectar porque, se supone, que existe un control por parte del Estado y las instituciones sobre quienes gobiernan. Es posible que, en algún caso, se produzca “nepotismo”, es decir nombrar a familiares en cargos de confianza, que también resulta poco probable de demostrar que sea así.

Sin embargo, de una forma muy sutil, que pasa casi desapercibida, los jerarcas nombran profesionales “ amigos”, que van ocupando varias funciones al mismo tiempo dentro del Estado y, además, se continúan en negocios privados, fuera del Gobierno.

Son los imprescindibles, si no estoy yo, está él.

En cuanto a la normativa jurídica vigente, no se incumple ninguna ley.

Pero desde la perspectiva moral y  ética, las cosas cambian y algunas pueden ser cuestionables.

Es lo que sucede con el Secretario de Presidencia, Dr. Miguel Ángel Toma, que también integra, en nombre del Poder Ejecutivo, el Consejo Ejecutivo Asesor de la Fiscalía General de la Nación.

Recordemos que, según el Nuevo Código del Proceso Penal, la Fiscalía pasó a depender del Poder Ejecutivo.

El cometido de este órgano, es asesorar al Fiscal de Corte, Jorge Díaz, en todo lo que tiene que ver con las funciones que realiza y su relacionamiento con la sociedad en forma conjunta con el Colegio de Abogados, el Decano de la Facultad de Derecho, el Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur), el Poder Legislativo y el Judicial. Todos ellos también tienen representantes en el Consejo.

El Dr.Miguel Angel Toma, viene trabajando desde hace muchos años con el Dr.Tabaré Vázquez y es considerado su hombre de “ultra confianza”.  

Siempre ha sido un fiel escudero, acompañando profesionalmente desde las sombras del poder. 

En las últimas semanas, estuvo un poco más expuesto públicamente por la actuación en el caso de DD:HH, donde el Fiscal Rodrigo Morosoli archivó la causa que investigaba al Dr. Toma, y por haber realizado una acusación al juez que tomó la decisión de condenar a la Presidencia de la República a no publicar contenido político-partidario en su página web.

En el primero de los puntos mencionado fue cuestionado, por cómo actuó, incluso desde integrantes del propio Frente Amplio, caso del senador Rafael Michelini.

En sus inicios, el Dr. Toma fue director del Departamento Jurídico del Ministerio de Salud Pública, y responsable de salvar la imagen del actual Presidente de la República. Se le atribuye que hizo desaparecer toda la documentación que involucra al entonces Dr. Vázquez, con el período profesional de médico, durante la dictadura militar. De hecho, en el currículum público del Dr. Vázquez, no aparece ninguna referencia a aquellos años tristes para los uruguayos, entre 1972 y 1987.

Asimismo, según la publicación uypress, “en 1995 fue instructor de la investigación ordenada por el ministro de Salud Pública, Alfredo Solari, para determinar si Vázquez había incurrido en conjunción de interés público con el privado al haber recomendado al Instituto Nacional de Oncología (Indo), en su calidad de jefe de Radioterapia, la compra de servicios médicos a la empresa Nuclamed, cuyo representante en Uruguay era en ese momento su hijo Javier Vázquez. 

La nota de prensa señala que “El 1º de marzo de 1996, Toma emitió un informe en el que estableció que si bien Vázquez había enviado al director del Indo un documento solicitando la compra de equipos, en el que adjuntó fotos con el nombre de la empresa que representaba su hijo, “no existieron actos o hechos irregulares”, por lo que concluyó que había existido una “falla de servicio”, pero “sin responsables”.

El Dr.Toma siempre tuvo una actuación, si bien reservada, muy vinculada a los actos de Gobierno.

Sabe mucho y conoce mucho y siempre está en el lugar donde los papeles físicos son importantes, tanto para que aparezcan como para que desaparezcan.

Un poco más cercano en el tiempo, cuando el Presidente José Mujica decidió perdonar la deuda de U$S 10 millones que el empresario Francisco “Paco” Casal mantenía con la DGI, lo hace en base a una recomendación jurídica de los fiscales de Gobierno, Dr. Daniel Borrelli y el Dr. Toma.

El informe del Dr. Toma ante aquellos hechos, fue determinante. Decía que la DGI actuó con “una inocultable desviación” que “es fruto de impulsos al parecer orientados a otra finalidad que la de ejercer las atribuciones acordadas por el Código Tributario”. Calificó además de “exagerado como infundado” el intento de procesar penalmente a Casal, dijo que se apeló “a la ficción más que al razonamiento” y pidió que la DGI abriera una investigación administrativa para descartar “la existencia de los actos o hechos irregulares que llevaron a decidir el acto de determinación atacado, con los vicios anotados”. 

Y si pasamos al ámbito privado, también se entrelazan los vínculos empresariales entre el Presidente de la República y el Secretario. 

La Mutualista Española, ha recibido en el último período, una serie de ventajas que muestran, una vez más, que Presidencia de República, no está lejana a los negocios, donde aparece vinculado el Dr.Toma.

El Semanario Búsqueda, da cuenta que “En la mutualista trabajan actualmente tres hijos de figuras de la Presidencia. El hijo de Tabaré Vázquez, Álvaro Vázquez, dirige el Centro de Diagnóstico y Tratamiento Mamario (Cendytma); Álvaro Toma, hijo del secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, que es el asesor jurídico de la mutualista, y Juan Pablo Salgado, hijo del asesor del presidente, que es el tesorero.

Todo dentro de la ley, pero se aprecia que es una persona muy importante, adjunta al Poder y a la toma de decisiones.

En los hechos, el Dr.Toma, se ha convertido en el “alter ego” del Presidente Vázquez.


QUIEREN IMPONER LA IDEOLOGÍA UNIFICADA DEL FORO DE SAN PABLO

Desde hace algunos años, en América Latina, asistimos a una verdadera lucha por el poder que afecta a los Estados democráticos.

Hay una planificación establecida, organizada, que reúne a grupos de izquierda y de extrema izquierda bajo un mismo objetivo y que se nuclea en el llamado Foro de San Pablo.

En un principio, el modelo a seguir por este conjunto de organizaciones que se fundó hace  25 años, tuvo como centro a Cuba y era un plan más bien teórico. Pero a partir de la llegada al poder del fallecido Pte. de Venezuela, Hugo Chávez, comenzaron a distribuirse recursos económicos masivos entre los distintos grupos y sectores en los países de América Latina, que propició la conquista del Gobierno en varios lugares.

Cuba siguió siendo la vanguardia, en los últimos años de vida de Fidel Castro, pero Venezuela la sustituyó con su enorme reparto de dinero y así  se fueron sumando otros líderes en Bolivia, Nicaragua, Argentina, Brasil y Ecuador que fueron los que intentaron consolidar el proceso, encabezando presidencias llamadas “progresistas”.

Paraguay, con el Pte. Lugo, se fustró, en Chile la ex Pte Bachelet no acompañó y la izquierda de Uruguay, hasta la llegada de José Mujica, no tuvo fuerza para avanzar lo suficiente.

Vimos que si los países, en el juego democrático, optan por el cambio entonces comienza un operativo de acoso y derribo planificado.

En estos meses, hemos apreciado manifestaciones de violencia en varios países de América Latina que, en cierta forma, por la virulencia que adquieren parecen estar atravesadas por un denominador común.

Primero fue la Argentina, luego Ecuador, Nicaragua, Honduras y ahora Chile.

Y vale la pena hacer mención al contenido del plan del Foro de San Pablo, a los objetivos a que se adhirieron en un documento todos los integrantes, entre los que se encuentra el Frente Amplio.

Los objetivos están proyectados por etapas, desde 2019- 2020 hasta 2021-22 y-2023-24.

Es interesante ver cómo las políticas que se pretenden aplicar en estos países denominados “progresistas”, están diseñadas en base a un plan global en el continente y no se escatima ningún recurso para lograrlo, desde el control policial y militar hasta la utilización de fondos económicos y explotación de riquezas en cada uno de los países.

Algunos de los puntos al que hace referencia la Agenda del Foro de San Pablo son:

Someter al Poder Legislativo y Judicial con un solo poder.

Modificar la Constitución para manejar, a discreción el dinero del Presupuesto.

Buscar la equidad de género.

Desmitificar a las religiones hasta crear elementos que las confunda con sectas esotéricas.

Control de medios de comunicación y propaganda para impulsar el culto al líder.

Una agenda progresista que incluya favorecer el aborto, el consumo de drogas, el homosexualismo y la relatividad de valores.

Grandes proyectos, símbolos que acaparen la atención del poder comunista.

Reforma de la educación para la igualdad, adoctrinamiento y lucha de clases.

Expandir el ejército de personas con adhesión a la causa del Partido mediante incentivos y dádivas.

En la segunda etapa, que abarcaría 2021-22 se propone:

El control de las redes sociales, de los partidos satélites y de internet.

Reforzar la lucha por los pobres, enarbolando la bandera contra la corrupción y el neoliberalismo.

Control sobre los empresarios que no son afines para que abandonen, si es necesario cada país.

Generar más puestos de trabajo en el Estado de personas afines al Partido

Control del dinero en poder de la gente mediante la tecnología y el control de los Bancos.

Ya en la tercera etapa, se llega a la expropiación de bienes, a la reforma de la Constitución para perpetuarse en el Gobierno y el control total de la economía.

En este camino, cada país adopta una velocidad distinta pero vemos cómo se van sumando los acólitos del poder, que, sin escrúpulos, sirven a los intereses para lograr estos objetivos y por consiguiente los dejan o incentivan a actuar.

Es así que vemos la proliferación del narcotráfico hasta el punto de generar un poder paralelo que. en muchos casos, lleva al control de parte de Estado.

Como ejemplo de los últimos años, vean lo que ocurre en Colombia, México y Honduras.+ o lo que ya es incipiente en Uruguay.

La agresión a las democracias, se da entonces como un plan general, que intenta proteger a los centros ideológicos del poder como Cuba y Venezuela para lograr la masificación de los pueblos.

Estamos inmersos en esta realidad, que está desdibujada con la complicidad de medios de comunicación y prensa afines y si se presta atención, muchos de los objetivos anteriormente mencionados ya están encaminados en varios países.

La única opción que el ciudadano tiene para defenderse, es utilizar a plena conciencia el mecanismo del voto y mantenerse muy atento para evitar lo que ha ocurrido en Bolivia, donde ya hay acusaciones de fraude electoral para que Evo Morales no pierda las elecciones.

Es responsabilidad de cada persona, tomar conciencia de lo que está ocurriendo y del momento histórico en que se vive.

Está en juego la democracia y en el caso de Uruguay, cinco años más de continuidad de los planes de Gobierno, hace pensar que el país no tendrá retorno.


BAYARDI VS NIN NOVOA

El oportunismo político en plena campaña electoral no deja de sorprender.

En Uruguay, no se pierde oportunidad de aprovechar cualquier acontecimiento para intentar acercar algún voto, sin importar lo que se haya dicho o hecho pocos meses antes.

El Ministro de Defensa, José Bayardi, aprovechó en forma rápida lo que ocurre en Chile para decir que “tiene que ver con que Chile ha generado una sociedad cargada de inequidades, que se manifiestan, sino se manifiestan, estallan”.

Cómo ha ocurrido en otras ocasiones, los ministros uruguayos, prefieren ocultar lo que ocurre en su propio país para inmiscuirse en la realidad de otros.

Ya ocurrió con Brasil y al opinar lograron aislar a Uruguay de su vecino. El Presidente de la República, nunca fue recibido en el país norteño, pese a todas las gestiones que se han intentado.

A Bayardi no se lo ve hacer comentarios sobre Venezuela, donde el último aumento del salario mínimo lo llevó al equivalente de ocho dólares. ¿Será o no inequidad?.

Pero lo más interesante, es que comparten la mesa del Consejo de Ministros que encabeza Tabaré Vázquez, junto con el canciller Nin Novoa.

Como todos recuerdan, Nin Novoa, fue uno de los más ardientes defensores del Acuerdo de Libre Comercio con Chile que, tras un largo periplo por grandes discusiones y resistencias internas de su fuerza política, fue ratificado entre ambos países.

Y el pasado mes de abril de 2019, en Santiago de Chile, se puso en marcha el acuerdo y allí Nin Novoa hacía declaraciones y decía que “Chile y Uruguay son democracias consolidadas con instituciones fuertes y estabilidad macroeconómica y son naciones que articulan en forma armoniosa estado social y economía de mercado”.

En ese momento, comenzaba la campaña electoral y era beneficioso hacer declaraciones en el sentido que nos estamos asociando con uno de los países más pujantes del continente.

Ahora, a pocos días del cierre de campaña, lo que ocurre en el país trasandino puede ser perjudicial para la imagen del Gobierno y, como dice el refrán, donde te dije digo, digo Diego.

J

En prensa, dicen que nadie resiste un archivo.

Pero los integrantes del Gobierno del Frente Amplio, cambian la careta y la opinión, sin problema, Y si las circunstancias lo requieren, varias veces en un mismo día.

Lo hacen en forma escalonada. Nunca es el mismo ministro que hace las apreciaciones.

Astori contradice a Murro, Bayardi a Nin, y así sucesivamente.

Hacen un juego de equipo entre buenos y malos y tienen respuestas para todos los gustos, de derecha a izquierda. 

Hablan como dirigentes políticos, sin atender que representan al Gobierno de los uruguayos en su conjunto. En todo momento, cada uno es dueño de la verdad, sea el tema que sea.

Todos se sientan a la mesa en torno al Presidente y le dicen lo que quiere escuchar en cada oportunidad.

Oficialismo y oposición al mismo tiempo, en todo momento, al mejor estilo del peronismo argentino.