EN EL FA ESTÁN PERPLEJOS Y MUCHOS TIRARON LA TOALLA

En los últimos días de campaña electoral en Uruguay, post debate entre los candidatos, los ciudadanos han podido apreciar un cambio sustancial en la forma en que el oficialismo pasó a dirigirse a la opinión pública.

Es notorio que no hay una guia, una coordinación, algo que resulta llamativo en el Frente Amplio. Es una constante contradicción con lo que se decía hace poco más de un mes atrás.

El candidato Daniel Martínez, decidió salir a recorrer el país “mano a mano”. 

También encabeza spots publicitarios personales, mientras el resto de los dirigentes mantienen un apoyo alejado. Se aprecia algo similar a un desconcierto generalizado, con salidas individuales, sin saber cuál es el libreto.

Algunos dirigentes, e incluso el propio Martínez, lo que criticaron en la campaña antes del 27 de octubre como demagogia por parte de la oposición, ahora lo utilizan como argumento.

Es el caso de la creación de los puestos de trabajo. Cuando el senador electo del Partido Nacional, Juan Sartori, prometía crear 100.000 puestos de trabajo, Danilo Astori decía que no sabía cómo lo haría y que eso no era posible.

Martínez, por su parte, hablaba de la creación de empleo pero no se comprometía a un número concreto porque no quería hacer “demagogia”.

Ahora, mirando a una cámara en primer plano, habla de crear 90.000 puestos de trabajo y toma por cierto que los primeros 15.000 serán generados por la empresa UPM.

Por momentos, un ciudadano puede pensar que Martínez sufre de amnesia. Porque, depende del lugar que se encuentre, cambia los años sobre los que cuenta anécdotas.

En algunos casos, dice que vivía con los padres cuando estudiaba en la Facultad de Ingeniería. En otro lugar, habla que se había independizado y se había ido a vivir solo cuando era adolescente.

En un acto en Rocha, conversando con los vecinos, dijo que en el año 1994, había sido “amenazado de muerte”, por haber intentando sacar a unos “malandras y pastabaseros”, cerca de su casa de Montevideo, donde vivía en ese momento.

Esa fecha no coincide con lo que reconocía el propio Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, que, en una entrevista para responsabilizar a Gobiernos anteriores, decía que la pasta base llegó a Uruguay en 1997.

Martínez, fue un adelantado, quizá inventa o lo peor, miente.

La líderes del Frente Amplio que están en campaña, no saben cómo reaccionar. Hasta el propio José Mujica, tuvo que salir a decir que un candidato sin Partido y sin programa no es nadie. Eso fue para corregir y marcar lo que dijo Martínez que el Programa aprobado por el Frente Amplio y base de la campaña de “certezas”, ahora son solo “ sugerencias y el que decide es el candidato”. 

Pero Martínez  redobló la apuesta. Cuestionó al líder del MPP y dijo que ese argumento es “opinable”, porque la gente elige trayectorias de personas y no proyectos.

Los dirigentes y los votantes están perplejos y desconcertados por este enfrentamiento interno en plena campaña electoral, que nadie sabe cómo va a terminar.

Algunos hablan que se está atentando contra la unidad de la coalición de izquierda y a la hora de pasar facturas, pasado el balotaje, puede haber sorpresas desagradables.

Como en un ring de boxeo, el candidato está grogui y recibiendo un castigo que se puede acercar a paliza electoral. Muchos ya tiraron la toalla porque no es posible hacerle creer a Martínez y a los uruguayos, que tiene alguna chance de ganar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s