¿ Y LA FISCALÍA ?

Hace casi un mes, el juez civil Dr. Alejandro Becarey, condenó al Ministerio de Salud Pública y al Ministro, Dr. Jorge Basso, por desacato. El expediente pasó a la órbita penal.

El motivo fue que el Dr. Basso, ignoró una sentencia de la Justicia en acción de amparo, para que se le proporcionara a un paciente un medicamento de alto costo.

En definitiva, la salud es un derecho constitucional muy importante: el derecho a la vida y así lo entendió el juez. 

El Dr. Becarey quería conocer de la mayor autoridad de salud del país, porqué no se respetaba la decisión de la Justicia. Si era por “una imposibilidad insuperable, desidia, ineficiencia o fruto un accionar deliberado”, dice el escrito.

Y el ministro de Salud Pública del Frente Amplio no concurrió al juzgado. No le pareció correcto atender el llamado de la Justicia.

No es cualquier persona, es un integrante del Poder Ejecutivo. Entró en desacato.

Pero Basso si tuvo tiempo para llamar a una conferencia de prensa y dar la explicación ante los periodistas, que debía haber dado ante el juez.

Una vez más, primó lo político sobre lo jurídico.

¿Y la Fiscalía?

Sabemos que con la implantación del Nuevo Código del Proceso Penal, los fiscales están desbordados de trabajo. Algunos tienen 850 casos para investigar. Parece algo imposible para una sola persona.

Pero también sabemos, que ahora los fiscales dependen directamente del Poder Ejecutivo.

Y parece lógico, que nadie se quiera investigar a sí mismo.

Pero cuándo el interés político lo amerita o la orden recibida es otra, algunos fiscales corren a estudiar expedientes y, si es necesario, en horas. Y lo que llama la atención es que adoptan decisiones inmediatas en contra de uno y deslindan responsabilidades de otros que, por coincidencia, también forman parte del Poder Ejecutivo.

Los hechos muestran que la pata acusadora de la Justicia, la Fiscalía, está en falso. La imagen que está dando es que responde, fielmente, al poder político de turno, que hoy es el Frente Amplio. Y con eso, nos estamos apartando de la Constitución de la República. Un asunto bastante serio y peligroso.

De otra forma, no se entiende cómo es posible tener a un Ministro del Gobierno en condición de desacato y que a nadie le parezca importante citarlo a un juzgado.

Si no están convencidos del Poder Judicial actual, porque alguna vez puede fallar en contra, por lo menos deberían guardar las apariencias. si es que aún vivimos en un Estado de Derecho.

Además, es por la salud de un uruguayo, un Derecho Humano de hoy, que debería ser tan importante como los del pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s