CUANDO HAY CORRUPCIÓN VALEN LOS FUEROS

En estos últimos días, ha vuelto a estar en la tapa de los medios de comunicación de Uruguay, el tema de los fueros parlamentarios.

Haciendo futurología, algo a lo que están muy acostumbrados los políticos uruguayos, comenzaron a especular quienes serían los que se animarían a votar el levantamiento de los fueros para el Gral. Guido Manini Ríos a partir de marzo de 2020, en la eventualidad que se que se llegue al juicio que pretende impulsar el fiscal Rodrigo Morosoli y que el fallo del juez actuante sea condenatorio contra Manini.

Visto que ya no pueden evitar que el candidato a Presidente por Cabildo Abierto, llegue a ocupar un cargo en el Senado de la República, eso ya lo dan por hecho, tomaron el camino de los fueros.

Salió mal una jugada política, como lo reconoce el ex presidente José Mujica, pero igual hay que ensuciar al otro, aprovechando la campana de resonancia de los periodistas y los medios de prensa afines.

Este asunto, parece que le quita el sueño a la actual senadora del Partido Socialista, Mónica Xavier, y al sindicalista y candidato a la Cámara Alta por el Partido Comunista, Oscar Andrade. 

Con este tema de Manini, ambos trataron de aprovechar la oportunidad de recuperar algún voto, de los tantos que han perdido.

Pero se olvidaron de decirle la verdad a sus antiguos votantes y, en especial, a quienes votan por primera vez.

Este punto de los fueros ya fue abordado por el Frente Amplio, cuando se pidió el procesamiento del actual canciller, Rodolfo Nin Novoa, por el delito de ” falsificación ideológica por un particular”.

En la declaración jurada de bienes de 2007, siendo Vicepresidente de la República, Nin Novoa, se había olvidado que era propietario de una parte de una sociedad rural, en su natal Cerro Largo, junto con dos hermanos. 

Nin tenía una parte de las acciones de una empresa que había recibido un trato especial por parte del Banco República (BROU). Le perdonó deudas, después que Nin fue electo Vicepresidente. 

Ya comenzaba la corrupción en el manejo del poder. ¿Sería por eso que Nin Novoa se había olvidado?. Nunca se sabrá.

En el año 2010, se pidió el desafuero para poder juzgarlo y el Frente Amplio no otorgó los votos. Había sido electo Senador.

En aquel momento, Nin Novoa, se escondió de la Justicia, haciendo uso de sus fueros, con el respaldo del oficialismo y el Partido Colorado. Posteriormente, cuando fue nombrado canciller, habían pasado más de cuatro años y el delito prescribió.

Hoy, estamos en plena recta final de la campaña electoral y hay que ocupar los estrados para hacer el juego sucio al candidato Daniel Martínez. Las encuestas vienen muy mal para el oficialismo.

Una forma muy particular de fortalecer la democracia, que ha sido típica expresión de los últimos 15 años.

Para el Frente Amplio, lo político, siempre está por encima de lo jurídico y, con eso, todo se puede justificar. 

Se muestran como los únicos dueños de la verdad, aunque haya que mentir a la ciudadanía para conseguirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s