LA DICTADURA PERFECTA

Las democracias actuales en los países de América Latina, suelen ser regímenes débiles que, en la gran mayoría de los casos, son propensos a las influencias del poder político de turno que, cada vez más, tiene como finalidad perpetuar su liderazgo en el tiempo. En eso no escatiman recursos, haciendo creer a la ciudadanía que lo que sucede son los avatares de un sistema democrático.

Una buena parte de los políticos, llegan a sus cargos para beneficiarse a sí mismos o a sus amigos. Muy lejos quedan los valores republicanos

Todo suele ser ayudado por el juego que hace la prensa militante, que ya no busca la verdad, sino satisfacer a los líderes del momento.

Medios de comunicación que responden a intereses de fuerzas políticas y propagan una información cuidada y manipulada para un fin específico.

Lejos también la libertad de pensamiento. Si alguien no piensa igual o no acepta las presiones para informar en determinado sentido, no tiene cabida. 

Y a eso se suma el peso de la corrupción, dónde se disponen inmensas cantidades de dinero intentando llegar incidir en lo más alto de las esferas del poder, sea en el ámbito político, judicial o policial.

Podríamos afirmar que hoy ninguno de los países escapa a esa realidad.

Y es ahí que surge ” La dictadura perfecta” . Es una película del nuevo cine mexicano,dirigida por Luis Estrada, disponible en la plataforma de Netflix. No es una obra maestra del cine pero aquel ciudadano de a pie, del país latinoamericano que sea, seguro se sentirá identificado con su realidad. 

Por eso se convierte en una obra universal, de interés para todos. Sólo deberá cambiar los nombres de algunos de los personajes y adaptarlos al país en que vive. 

En el caso de Uruguay, hoy transitamos el último tramo de una campaña electoral. Y vemos que es posible adaptar el guión. 

Tenemos una prensa que ya no busca la verdad. Busca congratular al poder, al precio que sea.

Altos cargos políticos que se prestan a la más burda manipulación y mentira sin escrúpulos, con el fin de aferrarse y no perder la posición que hoy ocupan.

Empresarios corruptos muy cerca del Gobierno, que influyeron e influyen en las decisiones políticas.

Un Poder Judicial al que se le ha puesto límites en su accionar, carente de independencia del poder político y dónde la actuación de algunos altos cargos llama a la sospecha. Sólo se investiga lo que beneficia a algunos y no se investiga a fondo o se deja pasar por alto lo importante para todos los ciudadanos.

Casos policiales de escándalo, que la prensa y los periodistas olvidan muy rápido, mientras se ofrecen a la opinión pública, día tras día, los chismes de pasillo como si fueran parte del gran problema por el que atraviesa el país y para eso se requieren soluciones.

Enriquecimiento desmedido, multiplicando su patrimonio por quince o veinte veces, con cuentas bancarias en el exterior, de personas que ocupan cargos políticos y hace menos de una década eran trabajadores que vivían de su salario. Muchos de ellos, ex sindicalistas.

La lista de ejemplos puede seguir, pero le sacariamos interés a la película.

No es necesario asociarse a Netflix para verla. Si no tiene la plataforma vaya a la casa de un familiar o con un amigo o un conocido, sin importar el país en que se encuentra.

Va a llegar a la misma conclusión. No se necesitan militares. La falsa democracia, perfeccionó la dictadura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s