LOS DIRIGENTES DEL FRENTE AMPLIO CALCULARON MAL, NO SABEN QUÉ HACER PARA FRENAR A CABILDO ABIERTO

Los errores en política se pagan caros. El cúmulo de errores, causan el desastre y cuando se intenta reaccionar desesperado, a cómo venga, todo es peor.

Esta breve reflexión inicial es sobre lo que ocurre en el Frente Amplio y el Gobierno.

Al asumir el primer período, allá por el 2005, se podía apreciar un fuerte apoyo de la ciudadanía a esa fuerza política.

Transcurrieron los años y comenzó el desgaste, sumado a la incapacidad de gestión y aburguesamiento. Los cargos de confianza pasaron a disfrutar las mieles del poder. En el segundo mandato, a cargo de José Mujica, ya la debacle fue apreciable y la corrupción comenzó a ser notoria.

Al comienzo de la tercera etapa, la segunda de Tabaré Vázquez, hubo que corregir los errores anteriores y se perdieron varios meses y muchos millones de dólares para apagar los incendios que dejó Mujica.

Ya en estos últimos años, el país entró en una etapa terminal. Desempleo; déficit fiscal descontrolado; caída de las inversiones; mal relacionamiento internacional aferrado a Venezuela; crecimiento del narcotráfico a niveles nunca vistos; inseguridad; deterioro del tejido social y la convivencia; serios problemas en educación; mucha más corrupción afectando a organismos del Estado, pensemos en la Administración de los Servicios de Salud (ASSE); deterioro de la salud a nivel de todo el sistema; oscurantismo y sospechas de corrupción para decidir una inversión tan importante a 50 años de plazo, como la segunda planta para el tratamiento de pasta de celulosa a cargo de UPM, con escaso o nulo cuidado del medio ambiente; altos costos de producción para las empresas; la energía más cara y el gasoil más caro de la región, son algunos de los temas que hicieron eclosión.

Todo eso y más, sumado a un desgaste y desprestigio de los políticos de los Partidos tradicionales, dejaban la puerta abierta para el ingreso de alguna figura que pudiera capitalizar la oportunidad.

En ese marco nace un nuevo Partido, Cabildo Abierto, que invita a Guido Manini Ríos, a ser su candidato a Presidente.

Ahí los errores del conjunto de la llamada “clase política” se empiezan a profundizar.

Algunos veían en el ex Comandante en Jefe del Ejército, solo a un militar, sin ninguna posibilidad en la vida política. No lo conocían. El Ministro de Defensa, José Bayardi, decía que había que dejarlo participar de las elecciones internas, porque los pocos votos que obtendría lo haría desistir.

Las encuestas empezaban a generar las primeras alarmas. Pero el Frente Amplio estaba en otra cosa: las disputas internas entre los candidatos y la cantidad de  sectores que lo integran.

Algunos decían que Manini, había utilizado su cargo para proyectarse. Un argumento flojo, porque así fue la candidatura de Carolina Cosse, que tuvo que hacer un estadio con dineros públicos para trascender. Nadie discute que el Antel Arena fuera necesario, pero lo que tenía un presupuesto acotado de U$S 40 millones se fue a más de  U$S 80 millones.

Dicen que fue todo costo, pero no se pudo investigar si hubo o no corrupción.

O el caso de Daniel Martínez, que desde la Intendencia de Montevideo, se promovió con el dinero público, aunque no lo necesita porque declaró un patrimonio personal superior a U$S 1,5 millones.

Las encuestas previas a las internas colocaban a Cabildo Abierto con una muy buena votación. Manini tenía un discurso de enfrentamiento al Gobierno. Crítico de la gestión en el Estado, de combate frontal a la inseguridad, contra la corrupción, a favor de medio ambiente.

Algún genio político que nunca falta, se le ocurrió que la mejor forma de bajarlo era generar un hecho que lo manchara. Cuatro días antes de las internas, lo citaron a declarar a la Fiscalía, por un caso vinculado a su actuación ante los Tribunales de Honor y el viejo tema de los Derechos Humanos, cuando ocupaba el cargo de Comandante en Jefe del Ejército..

Un asunto administrativo, que involucró a toda la cadena de mando, hasta el Presidente de la República. 

La clara intención era desprestigiar y pegar en ese momento era lo mejor.

Ante la sorpresa de muchos, no hubo impacto en la opinión pública y 49.000 votos acompañaron a Cabildo Abierto en las internas. Casi sin publicidad y sin competencia interna. La sorpresa fue mayúscula, en el Gobierno y en la oposición.

El susto ya era miedo. Proyectado a octubre, Cabildo Abierto, iba camino a conseguir una fuerte bancada en Senadores y en Diputados.

En cuatro meses, se había posicionado, cosa que no hicieron otros en 17 años.

A partir de ahí, Manini sigue con un discurso firme, y continúa el enfrentamiento directo al Gobierno. Dice que hasta octubre no hablará de posibles acuerdos políticos. Prefiere construir el camino propio.

En los últimos días, Manini ataca a fondo. Llega donde no ha podido llegar el canciller ni el Presidente del República. Visita al Vice.Pte de Brasil. Además, habla de la corrupción en altas esferas del Estado, en especial vinculado al tráfico internacional de drogas, cuando en Alemania capturan 4500 kilos de cocaína que salieron en un contenedor desde Uruguay, otro avión capturado en Francia con 600 kilos de cocaína y la fuga del mayor narcotraficante de Europa de la Cárcel Central de Montevideo. Pese a ser temas de gran importancia, que impactaron en forma negativa en la imagen internacional de Uruguay, el Gobierno no habla de eso. Manini lo hace y molesta.

Surge entonces el segundo genio en las altas esferas gubernamentales, quizá el mismo de antes de las internas y se le ocurre que hay que volver a desprestigiar a Manini, haber si deja de crecer. Esta vez había que tirar, políticamente, con munición gruesa.  

El nuevo Código del Proceso Penal, según la ley aprobada con el apoyo de todos los Partidos Políticos uruguayos, pone a los fiscales bajo la órbita directa del Presidente de la República.

Y a ese genio frenteamplista de la política, se le ocurrió que lo mejor era usar el fiscal que investiga la causa de los Tribunales de Honor para que archivara el caso para todos los implicados, militares y civiles , menos Manini. Según su visión, es al único que se le intentará probar que no actuó como debía haberlo hecho.

Otro intento de bajar urgente al candidato, porque las alarmas ya no dejan de sonar. No saben qué hacer para frenar lo que ya es irreversible.

En un hecho inédito, el fiscal divulga audios de los testigos a través de la prensa. Dice que pedirá la prisión de Manini, si logra probar los hechos. Planea volverlo a citar a días de las elecciones generales.

Un manotazo desesperado, una operación política pocas veces vista en la historia uruguaya y que está bajo jurisdicción directa del Gobierno.

Hasta los más contrarios a Manini, ven que esto es un último intento para intentar sacarlo del ruedo.

Asumen que Cabildo Abierto, ingresará al Parlamento. Ahora el objetivo es que sea con el menor número de legisladores posible.

A un Partido nuevo, con muy escasos recursos económicos, el error político del adversario, determinó que le facilitaran la campaña publicitaria.

Cabildo Abierto y Manini agradecidos. 

El desastre acumulado del Gobierno y el resto de los políticos, puede lograr que obtenga una enorme representación de al menos 5 senadores y 15 diputados.

Un éxito histórico para un Partido que tiene 7 meses y, si siguen así, es probable que logren que llegue al balotaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s