EL CANDIDATO DANIEL MARTÍNEZ Y LA SOBERBIA

Es cierto que en campaña electoral los candidatos hablan, en cada localidad que visitan, para un público cautivo. Son los medios los que luego, reproducen esas palabras, y los dichos toman una dimensión más amplia, de carácter nacional.

En Colonia, Daniel Martínez, aprovechando que estaba cerca de Argentina y tratando de aprovechar que todo lo que dijera, iba a ser mirado con la óptica de nuestros vecinos, se refirió a la oposición y la soberbia.

Señaló que a la oposición en Uruguay, le pasa lo mismo que le pasó a Mauricio Macri, lo que dicen algo en su contra, lo dicen desde una óptica de soberbia, pensando que, si se llega al Gobierno, todo será fácil.

Realmente, lo difícil de creer son sus dichos sobre la soberbia.

Si hay alguien soberbio, es el propio Martínez, candidato del Frente Amplio al que le falta bastante modestia.

No reconoce los gravísimos errores en que ha caído su fuerza política en quince años de Gobierno y habla como si él fuera la oposición. Será por eso lo de la soberbia. Se está mirando a un espejo.

No reconoce el fracaso en seguridad. Las medidas que plantea son a partir de marzo próximo, como si el actual Gobierno fuera de otro Partido y él hace propuestas para corregir.

No reconoce el déficit fiscal como grave. Dice que es controlable y que a partir de marzo lo podrá administrar con más eficiencia.

No reconoce la crisis laboral y la pérdida de casi 60.000 puestos de trabajo. Habla de fomentar el empleo a partir de marzo, aplicando una política de transversalidad, que mejore la competitividad.

No reconoce los altos grados de corrupción dentro de su fuerza política, mirando para el costado. Dice que a partir de marzo, habrá fuertes controles, dando a entender que los de hoy están mal pero no aporta nada para corregirlos. 

No habla de los vínculos empresariales de dirigentes del Frente Amplio con Venezuela y todo los negocios poco claros que se han generado desde que el propio Martínez era Pte. de Ancap y los millones de dólares que no aparecen. Se esfumaron.

No habla de la cantidad de dirigentes políticos procesados o destituidos por estar vinculados a casos de corrupción , dentro de la actual administración.

No habla de lo que ocurre en la Dirección Nacional de Aduanas o en la Administración Nacional de Puertos, por citar solo dos casos claros, donde los jerarcas parecen estar atornillados al cargo. Pasaron más de 6000 kilos de cocaína sin que nadie se enterara y está demostrado que, por lo menos, hubo carencia de controles y ningún jerarca de su Partido se hace responsable.

Está todo en manos de la Justicia repite el candidato, como si no hubiera responsabilidad política.

No habla del cuidado del medio ambiente para las generaciones futuras. Porque si hablara, tendría que empezar a explicar cuáles han sido los informes técnicos que permiten afirmar que la instalación de UPM 2, no tendrá consecuencias negativas para la calidad de las aguas del Río Negro.

No habla de los altos costos que debe afrontar el sector agroindustrial, pagando el precio del gasoil o la energía más cara. De eso no le conviene hablar, porque el boleto de Montevideo está subsidiado por el precio del gasoil y fue una de las políticas que defendió cuando era intendente de la capital. 

En realidad, la soberbia no le deja hablar de los verdaderos problemas que tiene el país que Gobierna el Frente Amplio y trata de aplicar aquella máxima deportiva, que no hay mejor defensa que un buen ataque.

Se olvidó que en Uruguay dicen que hay tres millones de directores técnicos y ya le descubrieron la estrategia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s