LA APUESTA DE ESTE GOBIERNO NO FUE A FAVOR DEL PAÍS PRODUCTIVO

En el discurso que realiza el Gobierno, parece existir una enorme contradicción. Por una parte, habla de cuidar el aspecto social, de sacar a la gente que hoy está viviendo en situación de pobreza. Por otro lado, deja que, día tras día, cierren pequeñas empresas de la cadena agroindustrial y que miles pierdan la fuente de trabajo.

Un ejemplo de esto puede ser el sector lechero. Quizá hoy, Uruguay sigue produciendo la misma cantidad de leche, pero cada dos días cierra un tambo. Un tambo es una familia, o varias familias que ven cerrada su fuente de ingreso.

Se apuesta al quiebre social.

Desde hace casi dos años, el Movimiento Un Solo Uruguay, viene alertando sobre esta situación. La respuesta oficial es ignorarlos. 

Se apuesta a la megaproducción, a que Uruguay se convierta en un gran bosque, plantado con eucaliptus que van a servir a la producción de celulosa. Un sector, además, que ha sido subsidiado para que florezca y que, por eso hoy, supera a la carne, a la soja o al arroz.

Pero ¿cuántos puestos de trabajo directo genera? En la primera planta de UPM, trabajan poco más de 350 personas. 

La agonía entonces es lenta. Pero el resultado final, seguro, es la muerte para la mayoría de quienes viven en el campo.  

El sector productivo primario, va camino a desaparecer.

El Estado está ausente. Lo que se planteó como un país productivo, quedó por el camino.

El preconcepto ideológico erróneo, de que todos los productores rurales son terratenientes, hizo que se mirara para otro lado y se lo estrangulaba con impuestos. Por ejemplo, el precio más alto del gasoil de la región, sirve para subsidiar el precio del boleto de los montevideanos. 

No se pensó en las opciones que tiene Uruguay para desarrollar su producción a nivel nacional. Ese, claramente, no era un objetivo del Gobierno.

Falta imaginación y un plan para apostar por un verdadero país productivo.

Un Solo Uruguay hace planteamientos políticos. Es un movimiento político. Pero se presenta como un movimiento apartidario. Eso molesta a muchos.

En esta última marcha a Montevideo, en plena campaña electoral, los candidatos huyeron y no aparecieron junto a quienes reclamaban. Sólo Guido Manini, el presidenciable por Cabildo Abierto, se acercó a los manifestantes..

Sin banderas, solo con su presencia reafirmó que el discurso que proclama acompaña a la acción. Cabildo Abierto tiene una fuerte presencia a nivel nacional y plantea que es fundamental, para no dejar a nadie al costado del camino, asentar a la gente en su lugar de origen.

Quien se va y deja el campo, ya no regresa, dice Manini.

Por eso, un país con futuro necesita apostar a la producción agropecuaria nacional. Lo que el mundo necesitará en el corto, mediano y largo plazo son alimentos. Si la tecnología y el incentivo se lo aplicamos a la cadena productiva agroindustrial, es posible sacar adelante un gran país y generar miles de puestos de trabajo.

No parece lógico que un país productivo sea pensado solo para servir a grandes multinacionales, que pertenecen a países del primer mundo y vienen a llevarse las riquezas que dejan de percibir nuestros productores y nuestra gente, a comprometer el medio ambiente y a hipotecar el futuro de los recursos de agua. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s