EL LEGISLADOR PABLO MIERES, LÍDER DEL PARTIDO INDEPENDIENTE, ES COMO EL CAFÉ SIN CAFEÍNA

En política, la actuación de un dirigente se mide por los actos. Si es un legislador, por el trabajo realizado y por las opiniones que emite. Por la coherencia de su planteamiento y si cumple lo que dice que va a hacer, sino se da vuelta de acuerdo a las circunstancias o las conveniencias del momento y si mantiene los principios. 

Aunque parece imperceptible, el público evalúa esa combinación de elementos que hacen a la empatía de un dirigente político.

Y como se acostumbra a decir, nadie resiste un archivo.

En el caso de Pablo Mieres, líder del Partido Independiente, se lo identifica con una izquierda “descafeinada”.

Quiere ser izquierda pero crítica a la izquierda tradicional. Y no quiere ser derecha y también crítica a la derecha. Quiere posicionarse en el centro, pero nadie le cree.

Y nadie le cree por lo que el propio Mieres hace y dice.

Muchas veces acompañó al Frente Amplio a votar leyes en el Parlamento. Uno de los últimos ejemplos fue cuando dio su voto en el Senado para aprobar la llamada “ley trans”. El único, junto a los legisladores del Frente Amplio.

En otras oportunidades, se pone en la vereda de enfrente con duras críticas al propio Pte. de la República, Tabaré Vázquez, amenaza con hacerle un juicio político y sólo queda en un mero artículo de prensa, que pasó sin pena ni gloria.

Eso ocurrió luego que el primer mandatario hiciera su exposición de rendición de cuentas en el ANTEL Arena, el pasado 1 de marzo.

Mieres en ese escrito amenazó con hacerle un “juicio político” a Vázquez. Dijo que eso había sido “un acto político, netamente partidario”.

Hacía referencia a los artículos de la Constitución de la República que, según su criterio, violó Vázquez y que el artículo 93 de la carta magna hace especial referencia de llevarlo a juicio político ante el Senado.


En la misma columna de opinión, se arrepiente de no haber activado este mecanismo contra el ex Pte. José Mujica cuando, en la anterior campaña electoral, utilizó su imagen con notorio fin electoral.

En una clara amenaza, agregaba el artículo “que quede claro que no nos vamos a quedar de brazos cruzados y no dejaremos pasar futuras conductas del Pte. que violen la Constitución”.

Sentado en su sillón del Parlamento, Mieres debería conocer la infinidad de veces que este Gobierno, desde el Pte. para abajo, en todas las áreas de la Administración Pública, se ha violado la Constitución.

Tuvo muchísimas oportunidades de actuar, nunca lo vimos mover un dedo.

Lo que hace es solo una actuación, poco creíble, para la tribuna y la gente lo percibe.

Es claro que luego lo ubica en el lugar que tiene que estar y por eso aparece tan bajo en las encuestas. En la práctica, como político no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s